Please wait...

Un aprendizaje emocional sano

Emotion_lr-1200x795.jpg

Desde las primeras semanas de vida existen evidencias confiables que los bebes son criaturas con emociones y que la mayoría de estas se van aprendiendo con la interacción con el mundo exterior que empieza con la visión única de los cuidadores.

Las emociones primarias o básicas es el conjunto de emociones que surgen al nacer y que algunos científicos creen que están biológicamente programadas. Las emociones secundarias o complejas, en cambio, son emociones autoconscientes y evaluativas que surgen dentro de la normalidad, en el segundo año de vida y es en estas precisamente donde podemos ayudar a nuestros niños a crear un referente emocional sano.

Venimos de una generación pasada donde primaba el autocontrol emocional por lo que si hablamos con nuestros abuelos lo que más escuchamos es “de eso no se hablaba” “eso no se podía preguntar”, se vivía en un mundo donde no solo era tabú exteriorizar sentimientos sino que también lo era en parte tenerlos, por lo que creaba un gran conflicto interior en muchas ocasiones.

Desde la generación del amor libre (década de los 60) a la actualidad ha habido grandes cambios respecto a la aceptación y respeto de las emociones personales y sociales, se habla y se expresa, el termino empatía nace en esos días, palabra casi desconocida, hoy en día es de lo más habitual escucharla, pero entonces… ¿por qué nuestros niños no son capaces de expresar, entender y gestionar sus emociones?

Nuestro aprendizaje emocional lo estamos haciendo de adultos y no de niños y esto tiene repercusiones.

La respuesta es simple, nuestro aprendizaje emocional lo estamos haciendo de adultos y no de niños y esto tiene repercusiones. La pedagogía demuestra que en la infancia es donde se asimilan e interiorizan mejor los conocimientos, por eso hacemos que los niños de tres años aprendan cosas tan necesarias como el abecedario, el nombre de los planetas o la diferencia de especies, pero si se enfada porque no le sale algo es incapaz de tolerar la frustración que esto le genera, no sabe expresarse, no tiene recursos porque nadie le ha enseñado.

Por este motivo desde la psicología luchamos para hacer partícipes a los adultos que se encargan del aprendizaje de los niños, padres, madres, abuelos, profesores, cuidadores, tutores, en el aprendizaje emocional, quizás nos parezca innecesario explicar que es estar enfadado, que es amar a alguien o estar triste, pero parte de estas emociones son emociones secundarias que el niño va aprendiendo durante su interacción con el mundo y aún no sabe gestionarlas, existen muchos recursos para trabajar estas emociones, juegos, libros, películas, talleres, pero lo primero que hay que hacer es escuchar al niño, que sepa que puede expresarse libremente, que puede preguntar, es necesario que tenga un espacio cada día para expresar lo que ha sentido ese día “he estado triste” “me ha hecho feliz ganar la carrera”, escuchar al niño es hacer que se sienta respetado y hacer que se sienta respetado es enseñarle que tiene el derecho de ser respetado.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Copyright by Petits i Grans 2017. All rights reserved.